Valparaíso Cerro Abajo 2011

¿En qué momento renegamos del deporte en nuestras vidas que incluso lo expulsamos de nuestros hábitat artificiales llamados ciudades?

La pasada fecha (novena) del VCA, cumple la misión de internalizar un deporte muy ligado a lo rural… al cerro.

Puede que en Valparaíso, no tengan idea a que nos referimos con VCA… eso es en parte culpa de los medios de (des)información, los cuales dedican en sus “áreas deportivas” un 97% al futbol.

Para algunos de mis vecinos porteños, la ya mencionada sigla significa nada, pero si les recuerdan el día que se cerraron las calles, el día en que para salir de sus casas debían mirar primero por la ventana para ver si un muchacho con un silbato en la mano (para no escribir “pito”) le daba permiso o no, seguramente sabrán a qué nos referimos.

Este es el día en que la ciudad de Valparaíso aumenta su población en miles de jóvenes (y no tanto) eufóricos gritando y alentando a muchachos montados en sus bicicletas, realizando verdaderos actos suicidas. Claro, porque nadie ha bajado tan rápido como ellos los centenares de peldaños de la escala Lyon. Nadie ha desaparecido en el horizonte de la hermosa vista de la Plaza Bismarck para aparecer en la calle continua y paralela (pero 8 metros más abajo), o como en años anteriores, adentrándose en la ex cárcel…por nombrar algunos puntos de la ciudad que uno no imaginaría se pueden atravesar ni cruzar en una “simple” bicicleta. (simple… aún cuando solamente una suspensión delantera pueda costar 1 millón y medio de pesos chilenos).

Pero no solo reúne a “bikers” o “riders” nacionales (mujeres y hombres). VCA es un evento internacional, quizás más conocido en otras partes del mundo que en nuestro Chile. Como ejemplo, el reciente soberano Filip Polc (Slovakian’s Biker), así se refiere a esta competencia de descenso (downhill): “the craziest downtown race in the world, the Valparaiso Downtown event in Chile.” ¿Slovakian? Sí, eslovaco. El año pasado (actual segundo lugar), fue un francés… Cedric Gracia, como en otro año se coronara campeon el estadounidense Kyle Strait. De diversas nacionalidades son los competidores: el también estado unidense Chris Van Dine, el español Andreu Lacondeguy, los chilenos Antonio Leiva (ganador en más de una oportunidad), Kike Génova, los “AQ Brother”, entre otros y porque no solo es deporte de hombres, es imposible dejar de mencionar a la preciosa canadiense Micaela Gatto, o a las chilenas (la hermosa, simpática y una de las mejores mujeres a nivel internacional) Berny Pizarro, Verónica Miranda, o a la recordada peruana de nombre… eh… bueno, la peruana que se accidentó y que luego el salto en el cual sufrió la caída, pasó a denominarse “sector peruana”.

Así es como la actual copa OXFORD, en sus comienzos copa CONTRAPEDAL, nos muestra una vez más cómo el ser humano se logra fusionar con la máquina para lograr hazañas que la mayoría de los mortales no imaginaría. O en palabras chilenas: cómo los weones locos se tiran por escaleras y quebradas (o los denominados) por wallrides, gap’s… arriba de la chancha.




Texto por el Jaime Andrés

Fotografía por Karina Godoy, Panchóv, el Jaime Andrés, Petoto, Rodolfo Palominos

Karina y Rodolfo agradecemos a (no tengo aquí tu tarjeta pero pondré tu nombre), que nos dio pulseras que nos permitieron entrar a la zona de reporteo, y Kari pudo entrar también a la casa Canon 🙂