Archivo de la etiqueta: Actividad

Zoom Santiago 2014 – Luis Poirot

Este 10 de julio, y como parte de las actividades de Zoom Santiago 2014, asistí a una clase magistral con el maestro Luis Poirot en el edificio de Telefónica.

Llegué lo suficientemente temprano como para sentarme en la segunda fila, ya que la primera estaba reservada.  Paz Balmaceda, Gerente de Plagio me preguntó si les podía enviar fotos, a lo que no me negué, pero le pedí hablar con Luis Poirot.  Él accedió amablemente.  Mi primera impresión de él fue muy grata, y me firmó una dedicatoria para ClickChile.

Empezó hablando en general de la fotografía, y luego pasó al tema que quería tratar, que era la fotografía callejera.

De todo lo que nos habló, voy a compartir con ustedes algunas frases, pensamientos y vivencias que nos contó.

La fotografía no es un oficio.  No es una profesión.  Es una obsesión.

La fotografía callejera nace en París, con un hombre lustrándose los zapatos, que estuvo el suficiente tiempo quieto para ser inmortalizado (recordando que la fotografía antiguamente se realizaba haciendo exposiciones de varios minutos).

La fotografía callejera captura el decorado del teatro de la vida.

Hoy en día es difícil practicar este tipo de fotografía, sobre todo por los guardias de los lugares, que creen que una cámara es un arma… y ciertamente lo es.

Luis Poirot volvió a Chile el día del terremoto del año 1985.  Tras esto, salió a la calle con su cámara a fotografiar el Santiago desnudo, sin personas.

Definió el barrio, como el lugar donde caminas 20 minutos y conoces y te conocen.

Hoy en día, no encuentra “faros” que le recuerden ese Santiago antigüo.  Solo quedan espacio y arquitectura pública.  Vitacura, Las Condes, no tienen rostro.  No son nada.

La foto no quiere decir nada.  No tiene significado ni explicación.  Simplemente es.

Cada fotógrafo, mediante las fotografías que hace, hace su autoretrato en forma permanente.

Para él, la obra fotográfica no está completa, si el fotógrafo no participa en la ampliación de la foto.  Es por eso que no transa y se queda con la fotografía tradicional.

Cierto día en el extranjero, se encontró con un famoso fotógrafo en una plaza y le ofreció tomarle una foto con su Leica.  Éste en sus tiempos también usaba una Leica, pero a sus 80 años ya no, por el peso de la cámara.  En ese tiempo, el comentario le pareció exótico.  Hoy lo entiende.

Y bueno, si estoy fotografiando a Luis Poirot, tengo que honrarlo haciendo algo parecido a su estilo: en blanco y negro.

Cementerio General, un museo al aire libre

Cementerio General
Fotografía: Alvaro Aeschlimann

El pasado 30 de Septiembre, miembros de ClickChile y algunos amigos, participamos de un tour guiado por el Cementerio General. La idea era recorrer y conocer más respecto a este camposanto, el más grande e importante de Chile que en sus comienzos cuando fue ordenada su creación por don Bernardo O’Higgins como “Panteón”, no lograba tener “inquilinos” por el férreo rechazo de una parte de la iglesia católica a su uso, pregonando el mensaje que aquellos que fueran sepultados allí no alcanzarían la vida eterna y además la costumbre generalizada de sepultar a sus muertos en las iglesias, por lo que se daba una donación. Si más cerca del altar se enterraba el cuerpo, más alta debía ser la donación. Los pobres eran enterrados fuera de la Iglesia. Estos ingresos se perderían entonces si este camposanto se convertía en lo que se había proyectado: el único lugar de Santiago autorizado para sepultaciones. A tanto llegó la contraposición entre el ejecutivo y algunos miembros de la Iglesia Católica que el primero ordenaba desenterrar los cuerpos de cuyos deudos desobedecieran la ley y por la noche eran trasladados al Cementerio General, y los segundos amenazaban con ex comulgar. Extrañamente fueron los padres de la Recoleta Domínica quienes donaron el terreno para su implementación. Se creó entonces el 9 de Diciembre de 1821 “La nueva casa de los muertos” y sus primeros difuntos fueron enviados por los hospitales 2 días después de su inauguración simplemente a la fosa común.

El Grupo
Fotografía: Claudio Quezada

Nos reunimos con Cristian Niedbalski, quien sería nuestro guía y comenzamos el recorrido por las calles, pasillos y recovecos del cementerio escuchando historias, mitos y anécdotas que guarda un lugar tan antiguo y visitado como éste. Los importantes personajes que aquí yacen sepultados, buscando como todos su eterno descanso, nos acercan a la realidad de gran parte de la historia de nuestro país. Ex presidentes, héroes de la guerra del pacífico, artistas, mausoleos institucionales que dan muestra de la preocupación por sus camaradas mas allá de la vida. Están también las tumbas humildes casi abandonadas de quienes nos imaginamos no dejaron una buena impresión en vida y prontamente fueron olvidados. Esa es la muerte real.

En muchos casos se intenta reflejar de alguna manera la inmensa pena por la pérdida de algún ser querido o quizás mantener el estatus social que el difunto tuvo en vida.  La conexión entre la vida y la muerte se identifica por las columnas rotas y luego intentando unirlas con un lazo en el esfuerzo por demostrar que se puede continuar después de la muerte.  Se respira quietud, paz e inmediatamente uno comienza a recordar a quienes ya no están.

La historia de bienvenida hace referencia a un posible caso de catalepsia.  Cuentan que Rosario Zuazagoitía fallecida en el año 1832, esposa de Mariano Egaña, fue sepultada con las manos atadas a un pañuelo para simular una posición de oración. Esto fue realizado por su hermana Carmen.  Al fallecer ésta, fue necesario unir ambos restos para que pudieran caber en el mausoleo familiar.  Cuando abrieron la tumba, encontraron sus manos desatadas, el cuerpo en una posición distinta y trozos de uñas incrustados en el cajón.

Otra de las historias que nos contó nuestro guía es un poco más romántica.  Nos cuenta de aquel señor que durante 14 años colocó una placa con un poema en la tumba de su fallecida esposa.  La historia corresponde a don Horacio Logozzo y Cornelia Fontana Marinetti.

Entre sus tumbas podemos encontrar a quienes por sus méritos en vida dieron nombre a varias calles que son comunes para nosotros como Sazie, Francisco García Huidobro, Errázuriz y muchos otros etcéteras…Historias como esas pueden ser oídas al realizar el tour nocturno que el Cementerio General lleva a cabo por las tardes.

Cementerio General - Stgo
Fotografía: de Alex Figueroa

Se dice que el Cementerio General es un museo al aire libre ya que cuenta con una variada lista de esculturas realizadas por artistas chilenos como Rebeca Matte Bello, José Carocca Laflor, Totila Albert, entre otros. También se puede apreciar el trabajo de escultores extranjeros como Dante Alessandro, Eugenio Maccagnani y varios más.

Adicionalmente a las obras de arte, este cementerio cuenta con una gran variedad de mausoleos, como lo mencionamos anteriormente, los que fueron construidos siguiendo las distintas corrientes arquitectónicas, entre las que se pueden apreciar el estilo Griego, Romano, Mesoamericano y también creatividad pura de algunas deudos por dar a sus difuntos un lugar distinguido de eterno descanso.

Escombros
Fotografía: Claudio Quezada

El terremoto que afectó al país en febrero de 2010 dejó en mal estado algunos mausoleos y otros simplemente fueron destruidos, algunas esculturas resultaron fuertemente dañadas y, lamentablemente, en Chile, la cultura no es algo que se aprecia como es debido. Gente inescrupulosa y con medios económicos suficientes contratan a bandas especializadas para que roben desde el cementerio.

Existen varios casos denunciados por el sitio “La Ciudad de los Muertos“.

Nuestra intensión, como ClickChile, al asistir a este tour es difundir la belleza y riqueza cultural del camposanto contribuyendo tal vez con nuestras fotografías a la idea de que sea considerado en la lista tentativa de los bienes culturales postulados como Sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO. (Ver carta)

 

Revisión: Darío Castro.

19 de agosto – Día de la fotografía

Día de la fotografíaHoy 19 de agosto se celebra el Día de la Fotografía.  Esto se lo debemos a un señor francés llamado Louis Daguerre, quien patentó en 1839 un invento llamado fotografía.  No es que haya sido el primero en lograr fotografiar algo, pero sí fue quien logró un sistema que permitía registrar y conservar la imagen largo tiempo (daguerrotipo).

El Consejo Nacional de la Cultura y las Artes tiene programadas muchas actividades a nivel nacional.  Puedes revisarlas aquí.

Y tú, ¿cómo piensas celebrarlo? ClickChile