Zoom Santiago 2014 – Luis Poirot

Este 10 de julio, y como parte de las actividades de Zoom Santiago 2014, asistí a una clase magistral con el maestro Luis Poirot en el edificio de Telefónica.

Llegué lo suficientemente temprano como para sentarme en la segunda fila, ya que la primera estaba reservada.  Paz Balmaceda, Gerente de Plagio me preguntó si les podía enviar fotos, a lo que no me negué, pero le pedí hablar con Luis Poirot.  Él accedió amablemente.  Mi primera impresión de él fue muy grata, y me firmó una dedicatoria para ClickChile.

Empezó hablando en general de la fotografía, y luego pasó al tema que quería tratar, que era la fotografía callejera.

De todo lo que nos habló, voy a compartir con ustedes algunas frases, pensamientos y vivencias que nos contó.

La fotografía no es un oficio.  No es una profesión.  Es una obsesión.

La fotografía callejera nace en París, con un hombre lustrándose los zapatos, que estuvo el suficiente tiempo quieto para ser inmortalizado (recordando que la fotografía antiguamente se realizaba haciendo exposiciones de varios minutos).

La fotografía callejera captura el decorado del teatro de la vida.

Hoy en día es difícil practicar este tipo de fotografía, sobre todo por los guardias de los lugares, que creen que una cámara es un arma… y ciertamente lo es.

Luis Poirot volvió a Chile el día del terremoto del año 1985.  Tras esto, salió a la calle con su cámara a fotografiar el Santiago desnudo, sin personas.

Definió el barrio, como el lugar donde caminas 20 minutos y conoces y te conocen.

Hoy en día, no encuentra “faros” que le recuerden ese Santiago antigüo.  Solo quedan espacio y arquitectura pública.  Vitacura, Las Condes, no tienen rostro.  No son nada.

La foto no quiere decir nada.  No tiene significado ni explicación.  Simplemente es.

Cada fotógrafo, mediante las fotografías que hace, hace su autoretrato en forma permanente.

Para él, la obra fotográfica no está completa, si el fotógrafo no participa en la ampliación de la foto.  Es por eso que no transa y se queda con la fotografía tradicional.

Cierto día en el extranjero, se encontró con un famoso fotógrafo en una plaza y le ofreció tomarle una foto con su Leica.  Éste en sus tiempos también usaba una Leica, pero a sus 80 años ya no, por el peso de la cámara.  En ese tiempo, el comentario le pareció exótico.  Hoy lo entiende.

Y bueno, si estoy fotografiando a Luis Poirot, tengo que honrarlo haciendo algo parecido a su estilo: en blanco y negro.

2 pensamientos sobre “Zoom Santiago 2014 – Luis Poirot”

Los comentarios están cerrados.